-->

Relación entre Antropometría y Salud


Las técnicas antropométricas pueden ser utilizadas potencialmente en distintas formas particulares en relación al manejo del riesgo. El perfil antropométrico podría ser utilizado para identificar aquellas personas en riesgo de desarrollar una patología, identificar aquellas personas que están padeciendo una patología, dirigir intervenciones de salud, controlar los efectos de las intervenciones.

Las mediciones antropométricas, tales como los cocientes entre pliegues cutáneos y el cociente cintura/cadera (Cci/ca) han sido ampliamente utilizados para perfilar la distribución de la grasa. La antropometría de superficie por si sola no puede cuantificar los depósitos de grasa. La tomografía computada (TC) y la resonancia magnética por imágenes (RMI) tienen mayor validez (Bouchard,1994; Després y cols., 1991; Ferland y cols., 1989).
Sin embargo, el costo de la RMI y de la TC, y en el caso de la TC su irradiación asociada, impide su uso en la mayoría de los contextos clínicos. Las técnicas antropométricas de superficie, a menudo, representan las únicas herramientas disponibles para la mayoría de los clínicos.

El principal problema con las evaluaciones de peso corporal total o IMC, es que no distinguen masa grasas y masa magra, por lo tanto puede ser aconsejable una evaluación general de la adiposidad (tal como la sumatoria de pliegues, porcentaje de grasa corporal, o masa grasa absoluta) ya que brinda una información que el peso corporal total o IMC no proporcionan. Distintas intervenciones afectan en forma diferencial las masas grasa y magra, y tal información puede dar la perspectiva de sí la intervención  esta funcionando o no. Por ejemplo, es necesario saber si los aumentos del IMC son el resultado de incrementos en la masa grasa o magra. La primer situación puede ser negativa para la salud, muestras que la última podría mejorar la misma.


Peter A. et al. Antropometrica. (Cap. 12, 246-247) Biosystem.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

ir arriba